domingo, 29 de enero de 2012

My girlfriends

Para la versión en español, 
Mis amigas:

“And in the sweetness of friendship let there be laughter, and sharing of pleasures.
For in the dew of little things the heart finds its morning and is refreshed”.

Khalil Gibran

They say that friends are the family that you choose. I love all of my girlfriends with every piece of my soul. Now that I think about it, I guess that my unmeasured love is because in some way they all are, as I am, a little crazy. Yes, I think that we all are a little insane.

The ones from my childhood, the ones from school, the ones from college, the ones I met out of nowhere, the ones that don´t even speak my language and the ones I borrowed from my sister, my cousins and my other friends. The ones that cry with me and suffer with my pain; the ones that give me moments filled with laughter;  the ones that are my accomplices and back me up in all the silly things I do; the ones that scold me and explain, with logic arguments, why I acted wrong; the ones that hug me and console me; the ones that constantly put Band-Aids over my broken heart; the ones that sing with me the most ridiculous songs; the ones that taught me that looking in another person´s eyes can mean many things; the ones that tell me their most intimate secrets and the ones that don´t tell me anything; the ones that feel nauseas, just like I do, every time we experience strong emotions; the ones that recommend specialized tarot readings and the ones that invite me to church; the ones that are obsessed, like me, with diets; the ones that laugh at my jokes; the ones I see daily and the ones I miss; the ones that make me feel that time stands still and that, even though, we haven´t spoken in ages everything is just the same; the ones that drink wine with me and the abstemious; the rational ones and the ones that are as emotional as me; the ones that don´t stop talking and the ones that tell me everything with their silence. They, the unconditional ones and the ones who are not that much, have always made me feel the most fortunate woman on earth for having them.

The most extraordinary things happen to them. Their daily lives are painted with drama. The evils guys always break their hearts. My girlfriends have the amazing capacity to turn the most disgusting frogs into handsome princes with white horses. They, as the main characters in fairy tales, are convinced that someday they will be capable of changing them. They put these fake princes in very high pedestals that eventually end up crashing against the floor. My girlfriends have an innate talent to fall in love with the wrong guy. They even get to the point where they love them more than themselves.

My girlfriends give all their souls and bodies. They are specialists in creating stereotyped fantasies. They fall in love with a younger man because he makes them feel different and he fills their lives with vitality. Sadly, they end up finding out, after a usually short period of time, that those who sleep with children wake up a mess. They fall in love with the one who is ten years older, looking for maturity and stability, only to find out that the thirty-four year old is much more immature than the one that has twenty, that he has zero level of commitment and that he doesn´t know what he really wants in life.

My girlfriends fall in love with men that live in far away countries and that speak different languages. They learned to make distance their friend and technology their best ally. Some of them are so lucky that they found one or many men along the way that authentically makes them happy and treats them as they´re supposed to.

Some of my girlfriends have never fallen in love and they are afraid to do so. Like if that was something you can control. The thing is that they think that one should fall in love with the head and not with the heart. Sometimes I think that they are right.

My girlfriends have a really hard time believing the frogs when they tell them that they are not the problem. It seems, to my sisters, that it is inadmissible that a guy can think that they don´t deserve such amazing girls, that they are not good enough, that they should look for other better men. Silly. All my girlfriends are silly. Like if experience hadn´t showed them, over and over, that when someone says he is not worth of the love he is receiving, he is always right.

My girlfriends settle with guys who are not at their level, men that don´t have the minimum qualities someone worth having their attention must have. It seems to me that my girlfriends are okay with bearing pathological relationships, psychological abuse and unjustified infidelities. Going back to their former lover is the sport they are all excellent at. To my girlfriends, their ex boyfriends and the ex girlfriends of their actual lover became haunting ghosts that scare at night.

Every single day my girlfriends say that they reached bottom. Oddly, the bottom appears to be elastic because once they reach it, it can always go even lower. Facebook became an addiction, almost incurable, and the profile of their interest of the moment or of the one who is no longer present, receives more daily visits than any other site on the web.

Mi girlfriends promise, over and over, that they are going to end their suffering once and for all. Nevertheless, they believe in second chances and that people can change. Some of them rationalize everything; others, let emotions dominate their lives.

My girlfriends are very hard on themselves. They always are wondering about what they did wrong. They constantly ask themselves if they could have done more. They are convinced that they have to stop being sweet or special or loving. That they have to stop being so honest and giving so much. They are so naive to think that a coward that didn´t fought is worth giving up their essence.

All of them, so beautiful, cry until they are out of breath because their heart was torn out. The tears with mascara appear as the black stains they will carry forever. Many of them have thought that they are losing their minds and that not even the most skilled shrink will get them out of this.

My girlfriends laugh, with everything they have inside, in order to convince themselves that they are doing well. They get very excited when a friend tells them that she is getting married. Then, after the initial news, they begin thinking that the years are running by and that they still have so many things they want to do. They want to live abroad, they want to get the most amazing job, they want to kiss more lips. Adorable, they feel old at twenty-five.

Sometimes, and I really hope it’s only sometimes, my girlfriends feel ugly, too fat or too skinny. They give others the power to do with their lives as they wish. They let others, who are even more insecure, assassinate their self-esteem and destroy their vitality. My beloved ones live in an emotional roller coaster, with accelerated highs and sudden descends.

My girlfriends fall in love and when they get hurt they promise they will never love again. They stay loving alone. They also get tired of disenchantments and deceptions. The sad thing is that when they are finally starting to fly, guilt cuts their wings. They are terrified of being alone and they are convinced that they will never find a man that really loves them. They believe that it´s better to have someone who is bad and known than someone good and unknown.

My girlfriends feel unhealthy anxiety over small things. They feel frustrated and responsible if things don´t work out the way they planned, if they don´t get the internship they were looking for, if they are not appreciated in their jobs and if the idiot of the moment doesn´t value them. I can assure that all of them, or at least the vast majority, stop living the present because they are stuck in the past and are planning to build on a future that is too uncertain.

My poor girls. They haven´t noticed that all suffering is momentary and that, without a doubt, better times will come. It is so hard for them to accept that every human being has different processes and that everyone deals with them in their own way. That men are not that bad after all, and that they cry, as we do. My girlfriends can´t understand that the so-called love of their life has every right to stop loving them, and that we can also get tired of giving love. All of those things happen to my girlfriends. Yes, I must say that they happen to me too.

My girlfriends have no idea of how amazing they are. They are the most beautiful, the smartest, the most powerful. They don´t want to realize that they have it all to be happy. That life is so much more than broken hearts and relationships without closure. I hope that one day they will understand that they have to love themselves very much, and that once they do it they will be able to smile. I wish that they can understand that the frog-princes have never been good enough, because loving kings await them. I dream that one day they get to see that each of them is unique, and that in spite of all their defects and all their qualities, they are loved. That they truly are the best and that I´m not just saying it because they are my girlfriends.

miércoles, 11 de enero de 2012

Nuestro encuentro

Sé que existes. No sé dónde estás, ni cómo te llamas. No sé dónde creciste, ni cuáles serán tus sueños. No conozco tampoco lo que quieres lograr, ni tus miedos. No sé nada de tus glorias ni de tus tristezas. No sé si tienes un amor recién nacido o si estás recogiendo los pedazos de tu corazón roto.

Solo sé que existes, tanto como existo yo. Quiero creer que también me has añorado, que también me has esperado, que también me has buscado en los lugares equivocados. Quiero pensar que, sin saberlo, me ves en cada cara, en cada abrazo, en cada voz.

Cuando yo esté lista y tú estés listo. Cuando sea nuestro momento. Cuando hayamos aprendido lo debido. Cuando la paz reine en nuestras almas. Solo entonces nos vamos a encontrar.  

Por fin podremos vernos a los ojos y saber que el andar valió la pena. Que cada lágrima y cada caricia nos trajo hasta este  momento. Entenderemos nuestras cicatrices y los por qués dejarán de importar. Solo existiremos tú y yo y el conocimiento pleno de haber sido bendecidos por, finalmente, habernos encontrado.

Y, porque somos seres humanos, nuestro amor no será perfecto. Vendrás cargado con tu maleta de recuerdos. Yo, también, traeré la mía. Habrá cosas tuyas que me irriten y otras tantas mías que te saquen de quicio. Pero el amor que sentiremos será tan fuerte que veremos cada oportunidad como un crecimiento mutuo. Seremos tolerantes, respetuosos, amorosos. Yo te amaré así tal cual eres y, de la misma forma, me amarás tú a mí.

Nuestro vínculo será inquebrantable. Creceremos juntos, tomados de la mano. Aprenderé de ti y tú, aprenderás de mí. La dicha será eterna y cada momento será un descubrir, un nuevo sentir, un nuevo vivir.

Tú me dirás que sentiste el abrazo de los ángeles cuándo les pedí que te cuidaran. Yo entenderé cosas tuyas que ni tú entiendes. Conocerás mi alma como jamás nadie la ha conocido. Y me mostrarás que es hermosa, solo para darnos cuenta que la mía es, también, un reflejo de la tuya.

Sonreirás porque finalmente comprenderás por qué con ninguna de ellas funcionó. Yo le daré las gracias a los maestros que se fueron por no haber sido. Nos abrazaremos con la plena convicción de que con ellos jamás conocimos ni la mitad de la felicidad que tendremos el honor de compartir juntos.

Seremos diferentes pero en nuestras divergencias nos complementaremos. Tú adorarás mis arrebatos de ternura y yo me contagiaré con tu risa seductora. Me colgaré de tu brazo orgullosa por el hombre que eres. Tú te sentirás afortunado de recorrer el camino conmigo.

No sé si quizás en algún rincón del mundo ya nos hemos visto. No sé si porque no era nuestro tiempo, o porque estábamos muy inmersos en la ajetreada vida no pusimos atención. Quizás te sentaste largas horas a mí lado y permanecimos, ahí, desprevenidos e ignorantes del amor que algún día compartiríamos.

Será, la nuestra, una de esas historias románticas que hacen vibrar mi corazón. Nos amaremos tanto que esta vida no será suficiente para tanto amor. Nos contaremos todo, lo entenderemos todo, lo apoyaremos todo.

Sabré darte tus espacios cuando necesites pensar y tú sabrás hacerte a un lado cuando yo necesite mis momentos de soledad. Sentirnos, incluso en la ausencia. Y en el silencio, oírnos siempre.

Nuestro amor será tranquilo y sereno como lo suelen ser los amores de almas que se conocen hace demasiados años. Entenderemos que el amor es una elección consciente y que se construye día a día. Con entusiasmo colorearemos ladrillos de esperanza.

Tus ojos coquetos y tu sonrisa tierna me darán las respuestas que por el mundo entero he buscado. Te quedarás en mi abrazo aferrado, con la paz que da el haber encontrado el camino. Seremos cómplices, alcahuetas de risas y forjadores de sueños. Serás mi fuerza, mis ganas, mi equilibrio. Seré tu apoyo, tu abrigo, tu esperanza. Ante todo, seremos amigos.

Me reiré de tus chistes tontos; te enloquecerás con mi sonrisa; te dejaré ganar en los juegos; me harás creer que cocino delicioso. Caminaremos de la mano por la playa. Tomaremos chocolate caliente en la helada montaña. Cada uno sacará en el otro lo mejor que podemos ser.

Mis proyectos se volverán los tuyos. Tus propósitos serán, también, mis metas por cumplir. Compartiremos nuestros anhelos y nuestras inseguridades. Jamás nos iremos a dormir molestos y siempre dormiremos abrazados.

¿Dónde estás? Quiero que llegues ya. Pero, como sé que estás en camino, prometo esperarte el tiempo que sea necesario. Te espero con la paciencia infinita con la que crece un fuerte árbol, con el amor y la ilusión con los que sueña una niña, y con la fe inquebrantable que me permite creer y saber que desde que decidí encontrarte tu también decidiste encontrarme a mí. 

martes, 6 de diciembre de 2011

Reglas básicas para el amor

Me he puesto a pensar y llegué a la conclusión que el amor, cuando llega, es muy sinvergüenza. Lo toma a uno desprevenido, lo envuelve todo, lo confunde todo. Desarma y arma, como por arte de magia.  Tan atrevido. Cada vez que aparece o desaparece me deja desorientada y, al mismo tiempo, con ganas de más.

Yo, que hablo de él como si supiera mucho, cuando en realidad no sé nada, decidí hacerme una listica de reglas básicas porque me siento cansada de tratar de entenderlo, de controlarlo, de enfrentarlo. La seguiré, o por lo menos trataré de aprendérmela bien, para que la próxima vez que llegue no me encuentre tan desprevenida y sí muy bien parada. Son 11 porque, últimamente, ese número me trae esperanza y suerte. Quizás, también, me traiga una actitud más asertiva en el amor. 

1. Amar es una decisión consciente. Eso que dicen del tiempo preciso y la persona ideal no existe. Uno debe tener plena consciencia de querer amar y dejarse amar. La disposición personal es, quizás, el ingrediente principal para que el amor avance.

2. Prefiero un amor que me genere tranquilidad en el alma que mariposas en el estómago. No me malinterprete, por favor. No estoy negado la importancia de la atracción inicial. Ésta es, a mi parecer, de vital importancia. Pero tampoco sea bobo. Esa cosquilla entontadora definitivamente no es la que mantiene a las parejas unidas a lo largo del tiempo.

3. Si usted es un buen novio, sea, por favor, un excelente exnovio. No se le vuelva un fantasma a su ex. No lo contacte, no lo atosigue, no lo persiga. Ni a él ni a su nueva pareja. Aunque su ego lo carcoma por dentro porque él siguió su camino y usted sigue ahí, ilusionado, déjelo ir. Colaborémonos: si todos fuéramos excelentes exnovios sanaríamos muchos dolores del pasado automáticamente.

4. Si usted empieza una relación con alguien y esta se acaba; conoce a otra persona y pasa lo mismo; después a una tercera y otra vez, abra el ojo. Usted está repitiendo patrones. El autosabotaje no lo está dejando avanzar. Está en grave peligro de seguir saltando de relación dañina a otra peor. Si no actúa, ahora, lo más probable es que quede envuelto en una relación toxica o absolutamente solo. Corra al psicólogo o inscríbase a algún curso que lo ayude a conocerse más.

5. Uno no mendiga amor. Si a usted no lo quieren, no lo quieren y punto. La situación no va a cambiar por más que usted quiera ser querido. Respete los procesos de los demás. De las gracias, un abrazo y salga, de inmediato, por la misma puerta por la que entró.

6. Ni el hombre ni la mujer perfecta existen. No va a llegar ningún príncipe a rescatar a ninguna princesa, o viceversa. Dese cuenta que el amor real es el que tiene enfrente y déjese de estar fantaseando pendejadas que, inevitablemente, lo llevarán a una vida de insatisfacciones y desencantos. Para mayor claridad lea, con atención, la regla siguiente.

7. No se enamore con el corazón, sino con la cabeza. Escoja bien a su pareja. No se engañe. Mire los defectos tanto como las cualidades. Sepa con qué tipo de cosas puede lidiar y con cuáles no. Tenga claro que las personas no cambian porque usted quiera y que, con el paso del tiempo, esas cosas que a usted le molestan de su pareja solo se acentuarán. Ame al otro tal cuál es y si no puede hacerlo simplemente termine esa relación lo antes posible.

8. Si su relación está basada en el respeto, la tolerancia, demonstraciones de afecto y la honestidad total, quédese. Si esa persona lo hace sentir amado, le da motivos para sonreír y se parece a la persona con la que usted siempre había querido estar, no lo deje ir. 

9.  Cuando le rompan el corazón le va a doler. Es más, le va a doler tanto que usted va a sentir que se muere. Pero, tranquilo, es totalmente cierto que nadie se ha muerto de amor, todavía. Con el paso del tiempo (aunque estoy segura que ya lo ha oído mil veces) absolutamente todo sana. A usted se le quitará esa opresión en el pecho, dejará de llorar y de preguntarse por lo que pudo ser. Sanará antes de que se de cuenta y estará nuevamente listo y preparado para volver a amar.

10. A la pareja no hay que presionarla, ni obligarla. El amor es libre y en la medida de una libertad en dónde haya compromiso y entrega consciente las cosas funcionarán. No ahogue al otro, que cuando aprisiona fuerte a un pajarito en su mano lo único que consigue es matarlo. No se vaya a los extremos. Entienda que el gris, a veces, es el color ideal.

11. Cualquier decisión que usted tome es la correcta. No hay lugar para dudas ni arrepentimientos. No hay cabida para él hubiera porque ya la decisión está tomada. Si quiere y puede hacer algo para mejorar las cosas, hágalo. No se dé duro, perdónese y ámese. Ahí sí es verdad lo que dicen las mamás: si usted no se ama, nadie lo va a hacer. 

Creo que a la conclusión a la que llego, después de leer todo esto, es exactamente a la misma que llegó una amiga hace tiempo: el amor no tiene reglas. Pero como no aplicar reglas en el pasado no me ha servido de nada, empezaré a aplicarlas, desde ahora, para ver si algo cambia. Haga usted lo mismo, o no, según su consideración. Pero guárdelas cerquita para que la próxima vez que el amor llegue (o en su defecto se vaya) de su vida, le quede claro que no está solo. Guárdela para que decida enamorarse conscientemente; o para ser mejor exnovio; o para no rogar por amor ni conformarse con migajas de él. Esté preparado porque cuando el inclemente amor pasa lo lleva al cielo y al infierno al mismo tiempo. Él es así. Queda advertido. Después no diga que no le avisé.

jueves, 1 de diciembre de 2011

Te condeno al olvido

Te condeno al olvido porque ahí es donde mereces estar. Al olvido, triste y sin mí, donde van a parar los amores que no supieron luchar.

Te condeno al olvido que alberga sueños rotos, decepciones amargas y palabras a medio terminar. El olvido de los maestros de vida que pasaron y ya no están.

Te condeno al olvido de las cosas que duelen, de las ilusiones falsas, de los anhelos de niña. Al olvido de los abrazos y besos que duele recordar.

Te condeno al olvido de extrañarme por siempre, de vivir con la duda de lo que pudo ser. Te condeno al brebaje de confusión que me hiciste beber.

Te condeno al olvido que abraza esperanzas, sonrisas y lágrimas. El olvido donde la gente buena e insegura se va a refugiar. 

Te condeno al olvido de la comodidad, donde no caben preguntas, ni hipótesis, ni ganas de dar. 

Te condeno al olvido para que te acuerdes de los celos, de las insatisfacciones y del llanto a medio derramar.

Te condeno al olvido del pasado inclemente, del presente angustiado y del futuro incapaz.

Te condeno al olvido en donde el miedo ya no acecha, la incertidumbre no desvela, y las ganas no se queman.

Te condeno al olvido por cobarde, por no arriesgarte, por no querer entregarte más. 

Te condeno al olvido porque las palabras se te quedaron cortas y las acciones vacías se quisieron quedar. 

Te condeno al olvido porque con querer tratar no es suficiente. Te condeno a él por no saberme amar. 

Te condeno al olvido y, al mismo tiempo, no te quiero olvidar. 

viernes, 25 de noviembre de 2011

Pégale a la pared

For the version in English, Hit the wall:

Casi a diario, conocemos casos nuevos de hombres que maltratan a sus mujeres. Se ha vuelto una realidad tan tangible y a la que estamos tan acostumbrados, que asusta.

En este diario, incluso, hemos leído sobre el hombre que le arrancó el labio a su pareja, o del que le destrozó el meñique a su compañera. Es, entonces, cuando se me revuelve todo y me pregunto, ¿en qué momento dejó de importarnos?

Según Feminicidio, un libro de Elizabeth Castillo, el 39% de las mujeres en Colombia son maltratadas por su cónyuge. ¿39%? Eso casi la mitad de las mujeres colombianas, lo que implica que cada uno de nosotros debe conocer a muchas que pasan por esta terrible situación. A través de esta investigación se pudo conocer que 8 millones de mujeres en nuestro país han sufrido maltrato físico por parte de su compañero. Solo en el Atlántico, entre enero y agosto del 2008 se presentaron 1.616 casos de violencia intrafamiliar.

Yo he tratado, de verdad que he tratado, de entender qué pasa por la mente de aquellos que se atreven a pegarle a una mujer. ¿En qué radica el que supuestamente, por celos, rabia, o dolor, algunos tomen la decisión de agredir a la persona con la que comparten su vida? ¿Por qué unos si y por qué otros no? Tengo claro que, como seres humanos, reaccionamos de manera distinta ante las situaciones que se nos presentan, pero, supongo que la respuesta debe ir mucho más allá.

Lo que se me hace aún más difícil de asimilar, son las mujeres que permiten que esto pase. Sé que ahí entran a jugar factores intrínsecos, una falta de autoestima y muchísimos problemas emocionales, pero, me parece desgarrador que sigan aferradas a esa cadena interminable de abusos, de maltratos y faltas de respeto.

Creo, sin jamás haber vivido este tipo de experiencias, que debe ser insoportable e invivible dormir, literalmente, con el enemigo. ¿Cómo pasan los días sin saber cuándo va a parar? ¿Cuánto más tienen que aguantar?

No quiero realizar juicios de valor, ni señalamientos sin fundamento, ni basarme en prejuicios preestablecidos. Por eso, aunque el tema sea delicado y pueda herir susceptibilidades tengo que admitir que no veo una sola razón válida para que un hombre maltrate a una mujer y que ella, a su vez, lo acepte.

Recuerdo el caso de una mujer barranquillera, que fue agredida por su esposo terriblemente. Aunque ella no es la única que ha pasado por esto, tuvo una nueva oportunidad de salir viva de los ataques y de contar con el apoyo incondicional de su familia. A ella, la volvieron la heroína colombiana, que había sido capaz de escaparse de las garras del “monstruo”. Salió en revistas y en la televisión con el ojo morado y jurando que nunca más iba a permitir una situación similar. Con el paso del tiempo, los cargos contra el marido se retiraron y la mujer volvió a vivir con él, bajo el mismo techo. Los medios la olvidaron y pasó de ser la mujer valiente, a la ingenua que pensó que, esta vez, sí lo iba a poder cambiar.

En ese momento, sin conocerla, quería encontrármela en la calle y preguntarle si era consciente del daño que le había hecho a cientos de mujeres. Quería gritarle que con qué derecho le había dado un falso ejemplo a esas mujeres, de diversas edades, religiones y clases sociales, que la veían en la televisión y decían: si ella pudo dejarlo, yo también.

Obviamente, después entendí que la que no tenía derecho de nada era yo. Ni de reclamarle, ni de hacerla responsable por las decisiones que tomaban otras en su misma situación. Comprendí que, por más que sea una problemática generalizada en nuestro país, cada caso es individual y cada mujer es víctima de sus propias decisiones.

Gran cantidad de personas creen que al referirse a maltrato, solo se hace alusión al que deja marcas en la piel. Lo más grave va mucho más allá de lo físico. Hay hombres que jamás le han puesto una mano encima a su pareja, pero, sin embargo, las acribillan con frases hirientes y con la indiferencia. Las heridas psicológicas y emocionales son, incluso, más difíciles de sanar y las cicatrices permanecen mucho más tiempo.

¿A cuántas no les duelen más lo insultos, los gritos, la discriminación? Cuántas mujeres brillantes no hay por ahí que se sienten brutas, inservibles e incapaces porque sus parejas así las hacen sentir. Ellas, no son se atreven a admitir que ellos, las están maltratando, simplemente porque sus heridas no se ven y están escondidas en el alma.

He escuchado, con frecuencia, que el maltrato intrafamiliar es cultural. Algunas personas, en otras regiones del país, por ejemplo, en Bogotá, creen que es problema de los costeños. Que ellos, por su machismo absurdo, son los únicos que golpean a sus mujeres. La realidad dista mucho de ser así. Durante el 2007, en la capital, se reportaron 11,583 mujeres maltratadas por sus parejas. Esto deja más que claro que son muchas, a lo largo y ancho del país, las que están sufriendo un calvario parecido.

La gran mayoría de ellas, decide ocultar la realidad, por miedo. Miedo a que le haga daño a sus hijos, miedo por no tener dinero, miedo de que la encuentre y la maltrate aún peor, miedo a que la mate, miedo a no poder ser capaz de vivir sin él, miedo a quedarse sola. Puro y físico miedo. Según la investigación reflejada en Feminicidio, solo dos de cada diez mujeres maltratadas se atreven a establecer una denuncia.

Todos, como seres humanos, debemos romper con la indiferencia que es el látigo que más hace daño. Lo que hay que hacer volver cada vez más visible esta temática tan delicada. Es mostrar los cientos de casos que hay. No para que sean vistos como una estadística, si no, para ponerle un rostro humano a una realidad tan tangible, como dolorosa. Es seguir con las campañas que se realizan alrededor del mundo, en donde se demuestra que hay sitios a dónde acudir. Esos sitios (*),  a la vez, deben ser capaces de brindar apoyo incondicional a las mujeres que buscan ayuda, sin juzgarlas. Se deben rechazar públicamente y de manera vehemente cualquier acto de maltrato que se cometa, para que no se vuelva a repetir.

Los hombres, los de verdad, deben entender que no necesitan demostrar que tan machos son a través de los golpes o las palabras despectivas. No necesitan lastimar, ni agredir, ni herir. Como dice una canción que escuché una vez: pégale a la pared, pero nunca a una mujer.  Sé que hay millones de hombres maravillosos: papás, hermanos, esposos, novios, amigos o vecinos que se preocupan, auténticamente, por las situaciones que viven muchas mujeres que conocen. Son capaces de reaccionar y brindar su mano a la que, en realidad, lo necesite. Estos señores, para mí, le hacen todo el honor a pertenecer al género masculino.

Las mujeres, por nuestra parte, tenemos que comprender que no debemos permitir que nos hieran de ninguna forma. Debemos fortalecernos y saber cuánto valemos, para no dar cabida a que nadie se atreva siquiera a levantarnos la voz. Las que están en la angustiante situación que enmarca la violencia intrafamiliar, tienen que sacudirse porque no están solas. Hay muchísimas más que están esperando identificarse con alguien. A esas mujeres las invito a que, por una vez en la vida, piensen en ellas y a que tengan muy claro que si te pega NO te quiere.

Hit the wall

Para la versión en Español, Pégale a la pared:

Almost daily, we know new cases of men who abuse their wives. It has become a reality that is so close and tangible that it seems that we have become used to it. 

We have read in newspapers about a man, who broke his girlfriend´s lips, or another one who broke his partner´s pinkie or the executive who shot his wife, after beating her down.  It is then when I get conflicted and I can´t help but ask myself, when did we stop caring and seeing this as normal?

According to Elizabeth Castillo´s book, Feminicidio, 39% of women in Colombia are battered by their spouses. That alarming percentage is nearly half of Colombian women, which indicates that each of us probably know one or many living in this terrible situation. Through this investigation it was revealed that 8 million women in our country have suffered physical abuse by their partner. Only in the Department of Atlántico, between January and August 2008 there were 1616 cases of domestic violence.

In what does it consist that due to supposed jealousy, anger and pain some take the decision to harm the person with whom they share their lives? Why do some men see violence as the way to keep control of their wives and why do others choose to deal with all the negative emotions they are facing through a peaceful way? What is clear is that as human beings we all react differently to the situations that are presented to us. I assume, therefore, that the answer to my questions should be then a much deeper one.

What I understand even less are those women who let all these abuses keep going on. I know that diverse structural factors play an important role, a lack of self-esteem and countless emotional problems. Nevertheless, I find it heartbreaking that they cling fiercely to that unstoppable chain of abuses, mistreatments and disrespect.

I believe, without ever having had to face this kind of situations, that it must be unbearable and unlivable to sleep, literally, with the enemy. How do the days go by without knowing when it´s going to stop? How much do they have to keep accepting and enduring?

I remember the case of a woman from Barranquilla, who was terribly abused by her husband. Although she is not the only one who has been through it, she was lucky enough to be alive and had a new opportunity to break with the domestic violence she was facing. She had the unconditional support of her family, and she had been portrayed as a heroin and a model for other Colombian women who were living with a similar situation. She appeared in magazines and on television with a black eye. She made a public promise to never allow a similar situation to take place. Over time, she retired the charges against her husband and went back, once again, to live with him.

After that all I wanted to do was see this woman face to face in the streets of my city and ask her if she was aware of the immense damage she was doing to other Colombian women who had seen her as an example. Women from different ages, religions and social classes that saw in her the hope of changing their life conditions.

Obviously, later I understood that the one who had no right of anything was I. There was no point in making a victim responsible for others. I realized that even if this is a widespread problem in our country, each case is individual and that every woman is responsible for her own decisions. 

A great amount of people think that abuse is referring only to the one that leaves scars on the skin. The most concerning part is that which goes beyond the body. There are men who have never hit their partners, but, nevertheless, they constantly kill them with hurting phrases and indifference. Psychological and emotional wounds are scars even harder to heal, and they are the ones that remain for a longer time.

How many of them suffer the insults, the screaming and the discrimination? How many brilliant women are feeling dumb, unworthy and incapable because that is what their partners make them feel? They would never dare to admit they are also being abused because their wounds lie deep within and are not visible to the eyes.

Frequently I have heard that domestic violence is cultural. Some people in other regions of our country think that those that live in the Coast are more prone to it. That the costeños, due to their never ending machismo, are the only ones who batter their women. Reality is in fact very different. During 2007 in Bogota, there were 11,583 reports of women being abused by their partners. This gives a clear view that women from all over the country are being treated with violence.

The vast majority of them decide to hide their actual situation because they are terrified. They are scared that their children will get hurt, that they won´t have enough money, that they will be abused even more, that they won´t be able to live without him, that they will end up alone. They are even scared of finding someone even worse. According to Feminicidio, only 2 out of every 10 battered women dare to file a complaint.

We all must break with the indifference that is the scourge that hurts most. Every day we have to make this a more visible situation. We have to show the thousands of cases there are. We must do this, not with the purpose of establishing statistics, but to give a face to this painful and tangible reality. We have to continue promoting the diverse campaigns there exist worldwide and that show that women can be protected. That there are places where they can go for help, where they will receive unconditional support without being judged. We should reject publicly and vehemently any act of abuse that is committed so that is won´t be repeated ever again.

Men must understand that they don´t need to prove how machos they are with hitting or hateful words. They don´t need to hurt or yell. They should practice what I once heard in a song: hit the wall, but never hit a woman. I know there are millions of amazing men: dads, brothers, husbands, boyfriends, friends and neighbors that truly care and are concerned with the abusive situation many women they know are facing. They are capable of reacting and giving their helping hand to those who need it the most. These men are, without a doubt, the truest example of what an honorable man should be.

On our part, women must understand that we should never allow any kind of mistreatment. We should gain fortitude and confidence and learn our own value so that no one ever dares to even raise his voice at us. The ones that are already living this terrifying abuse situation have to shake up and gain strength. They must believe that they are not alone, that there are other people willing to help them, and nurture them and respect them. I invite these women to think about what is best for them, and to understand once and for all that hitting is not love.

lunes, 21 de noviembre de 2011

Las Anacondas

Las detesto, me asquean, las odio. Sí, así de fuerte es el sentimiento que me producen las serpientes, y el que me producen, también, las mujeres anacondas.

Esas víboras que ejemplifican todo lo que rechazo vehementemente en cualquier ser humano. Esas cosas que me hacen sentir pena, rabia, y frustración. Son manipuladoras, tramadoras, mentirosas y trepadoras. Son, debo admitir, quizás más inteligentes y sagaces que las otras. Son expertas en el arte de la seducción, se las saben todas.

Acechan a su presa. La seleccionan bien. Ellos deben ser hombres puramente buenos. Los más blanditos, los de mejor corazón. Deben estar vulnerables, inseguros y con la dosis de amor propio bien bajita. Ellas, como predadoras expertísimas, muy bien los saben detectar. Ellos, idiotas, no pueden reaccionar. Ellas ya se han enroscado a su cuerpo, y a su alma, de una manera permanente, dolorosa y asfixiante.

Ellas sonríen con frecuencia. Se ríen de sus chistes bobos. Los miran con carita de yo no fui. Son complacientes, amorosas y pacientes. Se hacen las locas cuando él mira a otras. Son comprensivas cuando él habla de su ex. Si les hacen un desplante, no se quejan. Si reciben migajas de amor, se conforman. Le dicen, siempre, siempre, siempre, lo que él quiere oír, cuando él quiere oírlo. Se vuelven marionetas complacientes de las situaciones. Por lo menos eso es lo que hacen cuando empiezan la conquista.

Al principio, a él, le parece tierna. Que niña tan linda. Con ella solo es disfrutar y nada de pensar. Ella no lo molesta, no lo cuestiona. Ella sí lo deja ser tal cual es. Piensan para sí mismos: “hasta se ríe de las estupideces que digo”.

Con el paso de los días (quizás meses, o años) la escoba nueva deja de barrer bien. Cuando ya están muy cerquita, las anacondas empiezan a hacer showcitos, a desesperarse, a pelar el cobre. Ella deja ver, un poquitico, su necesidad de controlarlo, su manipulación, su interés.

Él, evidentemente, sabe que ella no le da la talla. Le parece bruta, u ordinaria. No tiene su mundo ni su bagaje.  Sabe claramente que no son del mismo código postal. La pobre víctima empieza a darse cuenta que ella lo está asfixiando. Que le está robando partes de su vida, de su esencia. Quiere salir, quiere correr. Pero no, ya es demasiado tarde. Ella lo ha enredado tanto, con su cuerpo helado, que el daño es irreversible.

Es aquí cuando las benditas (por no decir su antónimo) anacondas muestran su verdadero ser: o se lo tragan enterito, o lo dejan ir. De cualquier forma, ese hombre, jamás volverá a ser el mismo. Lo han dañado para siempre.

Dejemos claro que las anacondas siempre tienen un mismo propósito común: tragárselo. Lo que pasa es que, dependiendo del nivel de lucha de este hombre, deciden ellas seguir con su cometido o se aburren y se van a buscar a alguien que les provoque más.

Las primeras aguantan más. Son más complacientes. Les consienten el ego. Los hacen sentir poderosos, los mejores. Esas son, de pronto, las más inteligentes. Esas son las que hacen que los tontos se les arrodillen y les propongan matrimonio. Sí, señor. Terminan siendo las madres de sus hijos, las esposas modelo. Todo el mundo al alrededor del idiota se pregunta: “¿Cómo se casó con ella? ¿Qué le vio?” Es que nosotros, mis queridos, no vemos lo que él. Ellos se entienden a la perfección: ella consiguió a alguien que la mantenga, que la proteja, que le de todo. Él, consiguió a quien le suba el ego, a la esposa premio. Ellas son las sumisas, las tolerantes, las silenciosas. Las ideales.

Las otras anacondas son las que, cuando ven que la presa ya no pone resistencia, se aburren. Después de haberlo contraído, hasta dejarlo sin aliento, se van. Divisan otra víctima más interesante y empiezan el juego en otros lados. Este hombre apachurrado, exprimido y asfixiado, queda gravemente herido y adolorido. Y no me refiero del cuerpo, sino del alma.

Este tipo que era el partido ideal, el más amoroso, el más detallista, el más cariñoso, termina siendo un reflejo flojo de lo que fue. Esos, por desgracia (o por fortuna porque no se los tragaron), son con los que se encuentra uno en el camino. Es otra vez, la combinación perfecta: las que no somos anacondas nos creemos salvadoras. Nos encargamos de sanar heridas, endulzar sinsabores, e inspirar renaceres. Ellos, están tan cansados que necesitan a alguien que los consienta, que los cuide, que los proteja de las terribles anacondas.

El problema es que estas víctimas tienen pavor de enamorarse, de dejarse llevar, de entregarse todos. Les atemoriza que los vuelvan a dañar, porque son conscientes, que el daño de una salvadora puede ser, quizás, más mortal y más profundo que el que producen las anacondas. Le toca, entonces, a uno la difícil tarea de decidir si quiere quedarse junto a él hasta que sane, o si prefiere largarse y dejarlo morir en agonía. Que vaina.

Por lo general, lo primero es lo que pasa. O, por lo menos, por un tiempo. Uno se carga de amor y se lo riega por el cuerpo y por el alma. Lo escucha atentamente. Lo consiente. Lo abraza. Uno trata que él vea lo que uno ve. Que él pueda revivir esas partes suyas que quedaron muertas. Que él, a pesar de sus huesos y su corazón roto sigue siendo increíble. Uno espera que algún día la víctima herida se recupere para siempre, y que tantos cuidados lleven al enfermo a enamorarse de su cuidador.

En otras ocasiones, uno se cansa de sus recaídas y de sus inseguridades, sus miedos y  pendejadas y decide huir. Uno, cuando está ya muy involucrado y no ve que la cosa avanza puede temer altamente por su vida. No vaya a ser que uno termine con el alma hecha pedazos. Que él nunca se recupere, que él nunca supere el pasado, que él nunca dé todo por lo que uno tanto ha luchado.

Dios, que agotador. Que lucha tan verraca. Es una ruleta rusa, un juego mortal en donde, cualquiera, puede salir profundamente herido. Decido jugar, una y otra vez, no sé si por masoquista o si porque, en realidad, creo en las oportunidades. Y aunque juegue, no puedo evitar penar, desear y cuestionar.

Que pase la siguiente víctima. Aunque debo admitir que yo ya no sé qué sea mejor. No sé quién gane más. La anaconda devoradora, o la paciente salvadora. O quizás el ganador sea la supuesta víctima que se las goza todas.